8 dic. 2018

Transporte de Ría : no hay sitio para dos, lo diga Susa, Agamenón o su porquero...

Leo en la prensa del día que los llamados "Piratas de Nabia", la naviera de Susa, para entendernos, vuelve o pretende volver a la ruta de Vigo-Cangas en el transporte marítimo de Ría. ¡Qué bien, que estupenda es Susa, que nos va a ofrecer ahora, en invierno, lo que nos quitó hace años y lo que ya veremos cómo atiende en verano, si es que al verano llega con sus carricoches marítimos!.
La liberalización del transporte de Ría fue en su momento una patada en los testículos del buen servicio, tan necesario para algo que debería estar controlado y muy controlado por la Administración. Pasó así lo que pasó y sufrimos lo que sufrimos los usuarios. Ahora, años después de haber mandado al carajo la línea de Cangas, vuelve esta señora empresaria con sus barcos de quita y pon y... quiere vender la moto de que es buena la concurrencia, la competencia, el adelantar en el mar por la derecha si dos barcos coinciden y no sé qué historietas más que jalea el escriba de servicio.
Pero a lo que vamos : hay ciertas cosas en la vida de la ciudadanía que no pueden estar en manos de la competencia salvaje, por ejemplo : el transporte de viajeros en la Ría de Vigo, que no da para tener en servicio dos compañías compitiendo porque tarde o temprano eso acaba mal, no da para dos, como se sabe de sobra... pero Susa entiende que si y... si nadie le pone freno, y no parece haber medidas legales para ello, tendremos en breve otra vez, el show de los tirios y los troyanos en esto del transporte de viajeros en barco entre Cangas y Vigo. Y en una de estas, quien sabe, acabamos cargándonos el servicio, si se le hinchan las narices al señor de Mar de Ons que -al fin y al cabo- ha aguantado la vela en tiempos difíciles...
Sería bueno reformular el asunto. Sería bueno convencer a Bruselas de lo especìfico del caso del transporte de Ría y lograr un status para el futuro, que pasaría por sacar a concurso el servicio y otorgarlo, con condiciones bien regladas y exigencias al día, a una sola compañía. No da para más, no le den vueltas -y menos con la autovía ya en marcha-, lo diga Susa, lo diga Agamenón o lo siga su porquero. - EUGÉNIO EIROA


Páginas