21 nov. 2018

¿Le puede extrañar a alguien que un independentista diputado escupa al ministro Borrell?.

Cuentan los cronistas parlamentarios que hace unas horas, un diputado independentista escupió al ministro Borrell, tras una algarada de tomo y lomo en la Cámara, en el enésimo show de insultos a cargo del tal Rufián.
Cuentan los cronistas que ha sido un escándalo tremendo...
Los cronistas, si es cierto lo que cuentan -y no tenemos por qué dudarlo- se quedan cortos en su juicio de "escándalo tremendo". Los cronistas, según parece, están ya anestesiados por el olor del estiércol que indignos representantes del pueblo esparcen un día si y otro también por la Carrera de San Jerónimo. Es eso, que les impide decir más : llamar a las cosas por su nombre. Si esto hicieren, deberían de concluir que el Estado español está putrefacto. Porque unos se dedican a pudrir más y más el actual estado de cosas; y porque otros, con su estúpida e impresentable benevolencia con quien agrede reiteradamente, están colaborando decididamente a que el edificio, el día menos pensado, se venga abajo...
¿Le puede extrañar a alguien que un independentista diputado escupa al ministro Borrell?. 


Páginas