18 sept. 2018

Resolución de la CNMC sentaría precedente y abre la puerta al servicio de tren entre A Coruña y Porto

La última noticia que teníamos sobre una línea de tren internacional (A Coruña-Porto vía Vigo) explotada por la multinacional del transporte Arriva, a través de su filial ferroviaria en España, era que podía tener dificultades vista la oposición que Renfe estaba mostrando, tendente a limitar su acción en cuanto a paradas y cabotaje (viajeros a captar en paradas del recorrido). Publicábamos hace 15 días algo al respecto (leer aquí).
Pero ahora, una resolución del Tribunal-Comisión de la Competencia sobre otra línea internacional, en este caso un pretendido servicio de AVE privado entre Madrid-Barcelona-Montpellier, a cargo de una compañía ferroviaria privada, filial de la aérea Air Nostrum, aclara y crea precedente sobre este tipo de líneas ferroviarias internacionales, de manera que lo resuelto para esta línea Madrid-Montpellier sería -es obvio- de aplicación al caso de la pretendida línea de "Arriva España" entre A Coruña y Porto.


La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acaba de dar vía libre al primer servicio ferroviario de Alta Velocidad privado que operará en España en competencia con Renfe, en el año 2019. El proyecto está promovido por Ilsa, una empresa controlada por Air Nostrum que pretende alquilar trenes antiguos de Alta Velocidad a la propia Renfe (usaría los trenes AVE iniciales, los de la línea Madrid-Sevilla, debidamente reacondicionados).
Este AVE privado podría tomar pasaje en paradas del recorrido por España antes de llegar a Montpellier (Francia). Pero nunca podría vender más del 70% de sus plazas disponibles para viajeros que utilizasen este tren solamente en territorio español. El otro 30% se reservaría, como mínimo, para viajeros con destino Francia o que se subiesen en Francia. Este funcionamiento, con condiciones de limitación de plazas a vender para viajeros solamente en territorio español, "sería de aplicación para el caso de la también pretendida línea entre A Coruña y Porto, a cargo del operador privado Arriva"; explicaba a Rías Baixas Tribuna un entendido en estas cuestiones de la CNMC. "No tendría sentido alguno que dos líneas internacionales -independientemente de que una la preste un tren AVE y otra haya de ser prestada por un tren eléctrico de velocidad alta- muy similares (aunque una sea más larga) fuesen autorizadas con condiciones diferentes. En este sentido, lo que acaba de resolver la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia para el tren privado Madrid-Montpellier, es todo un precedente...", explicó la misma fuente a RBT.
Cabe esperar así que en breve, la CNMC se pronuncie -como lo hizo ahora para la línea Madrid/Montpellier- sobre el expediente del servicio internacional privado entre A Coruña y Porto. Habría sido en el pasado mes de mayo cuando la compañía ferroviaria alemana Deutsche Bahn, a través de su filial "Arriva España", presentó una solicitud para entrar a operar transporte de viajeros en tren desde España, atendiendo una línea internacional entre Galicia y Portugal (uniendo las ciudades de A Coruña y Porto, inicialmente; con la pretensión en el futuro de hacer un A Coruña-Lisboa, si los problemas de entrada y salida en la estación de Vigo Urzáiz algún día se resuelven...). Si la CNMC no pone finalmente a "Arriva España" mayores condiciones que las impuestas a Ilsa con su línea Madrid-Montpellier, podría -si se resuelve rápido el problema de contar con el material ferroviario a utilizar- suceder que a partir de mediados del próximo año 2019 se implantase la línea A Coruña-Porto, de modo que este servicio de "Arriva España" tendría paradas en las estaciones de A Coruña, Santiago de Compostela, Pontevedra y Vigo Guixar, en cuanto al territorio español se refiere. Ya en Portugal se detendría en Valença, Viana de Castelo, Nine y Porto finalmente. De esta forma, ofrecerá servicio de pasajeros entre estas ciudades gallegas alternativos a los de Renfe y en Portugal alternativos a la CP.

Los servicios internacionales están liberalizados.
"En la actualidad, los servicios de tráfico internacional de pasajeros, es decir, entre diversos Estados miembros, están abiertos a la competencia, mientras que, en el caso de los servicios nacionales, los diferentes países de la Unión Europea tienen de plazo hasta 2020 para completar su liberalización", recuerda un informe de la CNMC. La ruta propuesta por Ilsa entre España y Francia no merece impedimento mayor por parte de la CNMC que no ve inconveniente en considerarlo competencia internacional, aunque por medio haya paradas en Barcelona o Zaragoza, siempre que cumpla los límites establecidos para la proporción de viajeros nacionales e internacionales. Y esto estaría ya fijado en una resolución de septiembre de 2017, donde la CNMC estipulaba con carácter general las condiciones para las empresas que quisieran hacer la competencia a Renfe en servicios ebntre España y el extranjero. Las normas básicas son: "Las compañías deberán transportar al menos el 30% de sus pasajeros con origen/destino internacional. Además, al menos el 20% de la distancia total deberá transcurrir fuera de España. Las compañías han de remitir su solicitud a la CNMC al menos 6 meses antes del lanzamiento comercial del servicio".

Volviendo así al caso del servicio privado de AVE entre Madrid y Montpellier cabe indicar que la CNMC ha dado vía libre a este servicio tras constatar que la oferta global que plantea el operador privado Ilsa cumple los requisitos para ser considerado como tráfico internacional, el único de transporte ferroviario de viajeros que estará liberalizado en 2019.
En su resolución, la CNMC estima que el lanzamiento por parte de Ilsa de este servicio internacional tendrá «efectos positivos» para los usuarios dado que, según lo avanzado por la empresa en su plan de negocio, «triplicará las frecuencias actuales entre Madrid y la ciudad francesa y las elevará en un 50% desde Barcelona».
La CNMC asegura haber constatado que al menos el 30% de los viajeros del AVE Madrid-Montpellier de la filial de Air Nostrum realizarán trayectos entre los dos países, y que al menos el 20% de su recorrido es fuera de España, tal como establecen las directivas europeas para considerar un tráfico como internacional.
La Comisión estima también que se reducirá el tiempo total de viaje y se mejorará la oferta ferroviaria actual, toda vez que, según la CNMC, «los tiempos propuestos por Ilsa para sus trayectos son un 10% inferiores a los de Renfe y serán más baratos los billetes».
La CNMC ha dado su visto bueno al nuevo servicio dado que, "además de cumplir con los criterios de tráfico internacional, el operador se ha comprometido a aportar información semestral sobre el número de viajeros entre las diferentes estaciones y los ingresos que obtenga".
El operador privado Ilsa asegura que limitará la venta de billetes nacionales para que nunca superen el 70% establecido para que el tráfico se considere internacional.
De todos modos, este operador privado, Ilsa, tiene ahora por delante un toro difícil de lidiar : hacerse con trenes alquilados a Renfe, lo que puede demorar bastante la entrada en servicio, pese a contar con las bendiciones legales que nos ocupan.
La puesta en servicio de este primer AVE privado, así, aún está pendiente de un trámite de la solicitud de intervención que la compañía ha elevado a la CNMC para poder utilizar trenes AVE de Renfe. En concreto, se trata de unidades de los AVE más antiguos de Renfe, los S-100 de Alstom que Renfe en los años 90 compró para el AVE a Sevilla. Estos trenes "recauchutados", aunque AVE al fin y al cabo, sería el material con que Ilsa prestaría el servicio; o al menos esas son las intenciones que han transcendido.

Los AVE más viejos, como el de la foto, recauchutados, pueden servir para el servicio
del operador privado Ilsa, para atender la línea Madrid-Montpellier


Páginas