3 sept. 2018

Renfe no está dispuesta a tragar con las pretensiones de Arriva,
en una línea internacional A Coruña-Porto.

La nueva línea internacional, en todo caso, es inviable con el grave problema de infraestructura ferroviaria que -ahora mismo- Vigo tiene. // Renfe no está dispuesta a tragar con las pretensiones de Arriva, en una línea A Coruña-Porto. 
3.09/18. Rías Baixas Tribuna. Eugénio Eiroa.
La Renfe no está dispuesta a permitir que la compañía de transportes multinacional Arriva, en su versión ferroviaria a implantarse en España, le detraiga pasajeros más allá de un impacto económico del 1 al 2% en su cuenta de explotación, en el llamado Eje Atlántico Ferroviario entre A Coruña y Vigo. Todo lo que eso supere, sería objeto de impugnación por la operadora española ante el organismo oficial español de la Competencia.
Arriva España es el proyecto ferroviario que el operador alemán estatal DB quiere implantar en España a partir del 2019, aprovechando la liberalización europea del transporte ferroviario. El polémico secretario general del "Eixo Atlántico" (organismo del sistema de ciudades de Galicia y el Norte de Portugal) jaleó más de una vez la implantación por Arriva de un tren internacional que cubriría primero la línea entre A Coruña y Porto, con paradas en Santiago, Pontevedra, Vigo, Valença y Viana do Castelo. Posteriormente, de ir bien esta línea, Arriva intentaría hacer el viaje entre A Coruña-Porto-Lisboa.
Renfe está ojo avizor a lo que Arriva pueda plantear y está dispuesta ante el Tribunal de la Competencia a ejercitar todas las acciones posibles en defensa de sus derechos, pues entiende que con paradas intermedias en el recorrido (Santiago, Pontevedra, Vigo...) el tren del operador de origen alemán sería una competencia descarada para la línea actual entre A Coruña y Vigo, en el llamado Eje Atlántico ferroviario, una línea de media distancia y no de larga distancia, que es solamente en esto último en lo que -entiende Renfe- sí debe existir libre competencia, pero no en las líneas de cercanías y de media distancia, los llamados "servicios públicos" que reciben -además- subvenciones de mantenimiento por parte del Estado y las Autonomías.
La tostada que nos ocupa fue descubierta por el periodista portugués especializado en temas de ferrocarril, Carlos Cipriano, quien en el diario Público, aportó conversaciones no solamente relacionadas con Renfe, sino con Juan Ignacio García de Miguel, CEO del holding Arriva España, quien reconoce que una eventual prohibición de la práctica de cabotaje (servicio comercial en las estaciones nacionales) podría poner en causa el proyecto del tren internacional A Coruña-Porto, porque si no pueden captar los pasajeros generados en las distintas estaciones -que serían fundamentales para la sostenibilidad del servicio- malamento podrían afrontar la ruta.
El proyecto de Arriva España (DB) para explotar el servicio A Coruña-Porto podría estar ahora mismo seriamente comprometido, vista la actitud de Renfe. No se descarta que Arriva acuda a las autoridades europeas, llegado el momento, ante lo que entendería una restricción de la competencia, pero el proceso tardaría lo suyo -por un lado- y habría que ver hasta qué punto Europa considera que la liberalización ferroviaria afecta solamente a largas distancias y no a medias, si se puede o no tomar viajeros en estaciones intermedias, etc. etc.
Sin embargo, una línea Porto-A Coruña sustentada en una especie de alianza (parcería, como dirían los portugueses) entre la CP y Renfe, no tendría mayor problema por parte de la operadora española. Y sería viable, con uno de los trenes S-120 que Renfe podría alquilar en el 2019 a CP. Renfe se quedaría con una parte proporcional de la recaudación  (lo aplicable al tramo A Coruña-Santiago-Pontevedra-Vigo) y CP se quedaría con la otra parte (lo aplicable proporcionalmente al tramo Valença-Viana-Nine-Porto). La alianza entre CP y Renfe es en el horizonte más que factible y acabaría por quitar de en medio la competencia que plantea Arriva. 
El problema, tanto para Renfe/CP como para Arriva, para montar en el 2019 un servicio entre A Coruña y Porto, es la ineficaz y grave situación ferroviaria de las dos estaciones de Vigo. 
Un tren rápido entre A Coruña y Vigo, por la vía nueva electrificada del Eje Atlántico Ferroviario gallego, llegaría en un santiamén a la estación de Vigo-Urzáiz. Pero luego, quedaría ahí inmovilizado, no tendría salida hacia Portugal, porque han construido la nueva estación de Vigo, sin salida sur, ni siquiera un trozo de vía by-pass que permita unir Vigo-Urzáiz con la línea hacia la frontera portuguesa...
De hecho, el tren que une actualmente Vigo y Porto, sale y llega en la otra estación de Vigo-Guixar. ¿Podría ser un tren eléctrico desde Porto a Valença y desde Valença a Vigo-Guixar vía Redondela?. Sí, podría, pero al llegar a Vigo-Guixar no podría continuar luego hacia A Coruña... porque la estación de Vigo-Guixar solo tiene conexión por la vía vieja (sin electrificar) y parte de la nueva en dirección hacia A Coruña, por lo que habrían de ser usados automotores diésel (algo impensable) en el pretendido nuevo servicio entre Porto y A Coruña... 
O sea, o Vigo arregla su grave problema de las dos estaciones y sin conexión entre las mismas; o une la nueva vía A Coruña-Vigo (toda electrificada) -como solución menos mala y temporal- con la estación de Guixar... o quítense de la cabeza un tren rápido entre A Coruña y Porto, sea con Renfe, la CP, Arriva España o el lucero del alba...
Vigo tiene un gravísimo problema, de mucha más urgencia que el AVE directo que tanto reclama su alcalde -que sin embargo está ciego para la problemàtica de la salida sur ferroviaria-. Y mientras no se resuelva ese grave problema -y pueden pasar años, vista la pasividad actual de quien manda-, hablar de una línea próxima entre A Coruña y Porto/Lisboa, como tanto jalea el secretario xeral del "Eixo Atlántico", es mero postureo cara a la galería.
Renfe, pues, como recoge muy bien el diario Público, ha enviado un recado a un posible competidor, Arriva, diciéndole cuidadito que te vigilo. Mientras tarda en resolverse el problema de la conexión sur ferroviaria de Vigo y sus estaciones, que pueden ser como mínimo entre 2 y 3 años, Renfe sabe que ni Arriva ni nadie va a operar en la línea A Coruña-Porto. Y para entonces, es probable, ya tendrá montada su alianza con la CP, que sí posibilitaría, sin ningún problema, un servicio entre la localidad coruñesa y la portuense, con paradas en los lugares del recorrido antes citados. Por ahí va la historia...


Tren rápido Alvia S-120, de Renfe, que podría cubrir perfectamente una hipotética línea entre
A Coruña-Porto-Lisboa. De hecho, este mismo tren hace la ruta Vigo-Barcelona y con velocidades
de hasta 220 kms/hora.
(Foto : JT Curses)

Share:


ARCHIVO RÍAS BAIXAS TRIBUNA

Edición 15 de Rías Baixas Tribuna ya está en puertas

La edición 15, edición impresa de RÍAS BAIXAS TRIBUNA está siendo ya elaborada desde este lunes. Temas de máximo interés están en la planill...


LOS MÁS POPULARES EN UN AÑO

RÍAS BAIXAS TRIBUNA

Buscar en RÍAS BAIXAS TRIBUNA

O noso peixe é de fiar

Empresas y autónomos confian

Empresas y autónomos confian
Gestradoc también obsequia a sus clientes con un ejemplar de RÍAS BAIXAS TRIBUNA

Apuesta por el mejor vino blanco

Galicia, tes que vivila

Galicia, tes que vivila

En Zaragoza, 14 - Vigo

En Zaragoza, 14 - Vigo
recoge aquí tu ejemplar de RÍAS BAIXAS TRIBUNA, obsequio de este establecimiento hasta agotar existencias

Para ir a las islas atlánticas...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Desde el corazón de Galicia

Nuestras ediciones impresas

Nuestras ediciones impresas

Galicia é Calidade

Nuestra última edición impresa

Nuestra última edición impresa

Newsletter

Translate