13 sept. 2018

Galicia defiende ante la representante del equipo de la UE la necesidad de que la pesca ocupe un lugar central en las negociaciones sobre el brexit

Hoy se reunió en la sede de la Fundación Galicia Europa en Bruselas el grupo que analiza las posibles consecuencias de la salida del Reino Unido de la UE en las regiones atlánticas. El director general de Relaciones Exteriores y con la Unión Europea, Jesús Gamallo, explicó el trabajo desarrollado hasta ahora por este grupo así como las preocupaciones específicas de Galicia, centradas, esencialmente, en las relaciones futuras entre la UE y el Reino Unido en relación con la pesca.
Pola su parte, Sandra Cavallo, del equipo negociador del Brexit en la Comisión Europea, hizo balance del estado actual de las negociaciones del Acuerdo de Retirada que se aplicaría entre abril de 2019 y finales de 2020, así como de la declaración política que, de manera paralela, está siendo negociada para definir la base de las relaciones futuras entre la Unión Europea y el Reino Unido a partir de 2021. Esta es la segunda vez que un miembro del equipo negociador se reúne con las regiones atlánticas para analizar los posibles efectos del brexit.

El Gobierno gallego está defendiendo la necesidad de que el acceso de pesca a las aguas británicas forme parte de este acuerdo global de retirada vinculando este acceso al de los productos británicos al comprado europeo. Según varios estudios encargados por la Xunta de Galicia, en caso de no poder acceder la estas aguas, un total de 110 buques gallegos se verían afectados y el impacto económico directo superaría los 500 millones de euros, perjudicando la múltiples sectores de la economía gallega.
Por esta razón, la Xunta de Galicia está colaborando con la Alianza Europea por la Pesca (EUFA), que reúne a las organizaciones del sector que faenan en aguas británicas para reivindicar que la pesca sea una prioridad política en las negociaciones. El presidente de esta asociación, Gerard Van Balsfoort, fue invitado a intervenir en la reunión para explicar como están defendiendo estos intereses. Según sus cálculos, un eventual cierre de los caladeros británicos afectaría no so ala flota sino al conjunto de las comunidades costeras de toda la UE, en las que podrían llegar a perderse 6.000 empleos.
Jesús Gamallo también aprovechó esta reunión para insistir en otras reclamaciones, como la necesidad de mantener la cooperación territorial entre las regiones británicas tras la retirada del Reino Unido de la UE, o la demanda de un fondo específico para paliar los efectos que el Brexit pueda causar; sobre todo en caso de que se produzca sin acuerdo de retirada.
 
Grupo Operativo sobre el Brexit
Dado que la salida de Reino Unido afecta de una forma especial a las regiones del Atlántico, Galicia propuso el año pasado la creación de un Grupo Operativo específico en el seno de la Comisión del Arco Atlántico, una de las seis comisiones geográficas en las que trabaja la Conferencia de Regiones Periféricas y Marítimas. Bajo el liderazgo de la Fundación Galicia Euorpa, este grupo tense reunido seis veces, siendo la de hoy la séptima reunión.
En octubre de 2017 elaboró una declaración política que sintetiza la posición del Arco Atlántico respeto a los derechos de los ciudadanos, la gobernanza, el futuro de la cooperación interregional atlántica y los aspectos financieros del brexit. Posteriormente, las regiones atlánticas se unieron a las del Mar del Norte y a las del Canal de la Mancha para emitir un documento más amplio denominado Declaración de Cardiff, firmada en noviembre de 2017 por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que recogía una serie de mensajes clave para las instituciones europeas y el Gobierno británico en el momento en que se dio paso a las negociaciones sobre la futura relación entre la UE y el Reino Unido. En enero de este año, una representación de la Comisión del Arco Atlántico reuniera con el negociador jefe de la Comisión Europea, Michel Barnier, para entregarle al contado y explicarle sendas declaraciones.
El grupo se reunió en dos ocasiones más este año para intercambiar información sobre las acciones emprendidas por las diferentes regiones europeas de cara evaluar y prevenir el posible impacto del brexit en sus economías.

 

Páginas